Publicado el

podría llamarla por su nombre -2013- (Circo de quimeras, 2015)

“Estoy pensando en musas y arañas

a ver si alguna deja de tejer.”

Carlos Chaouen

 

He pensado tantas veces en escribirte como en buscarte,

pero no sé cómo te llamas.

 

Podría ser Sara,

rubia, pelirroja

corto o largo,

pero todo ella, de bote

y, todos nosotros, dispuestos

a sacarnos un máster en caminar sobre sus brasas.

 

Puede que en otra vida fuese monja

y quiera recuperar conmigo

el tiempo perdido.

 

Podría llamarse Laura

y hacer de mentir todo un arte

bastante sucio.

 

Puede que se gane la vida de esquina a esquina,

toreando maderos

y siendo la chofer número uno

en una agencia de viajes al cielo.

 

Pudo haber sido María,

forrando de ingenuidades los abismos

a los que nadie quiso devolver la mirada.

 

Podría llamarse Flora,

pasarse el día al sol

y correrse primaveras enteras

de un solo orgasmo.

 

Puede que su nombre fuera Violeta

y que consiga que coja la -horrenda- manía

de dormir por las tardes.

 

Pudo ser Marta,

y ya no quedaría espacio en el infierno

para tantas picardías.

 

Podría llamarse Aurora

que algún día

me llamase papá.

 

Puede que realmente prefiera estar siempre encima

o quizás, en el fondo,

sólo quiera que la ate.

 

Podría ser Raquel,

vivir rizando los baños de bar

y guardar los mejores universos

en una flor de tan sólo metro cincuenta.

 

Puede que odie la música,

pero que se le dé tan bien

que no deje de cantar a escondidas por Sabina en la ducha.

 

Podría odiar la poesía

y leerla sólo por conocerme un poco más.

Pero es que mira que te pones moñas cuando hablas así.

 

Puede que seas tú,

por eso no te reconozco

por más que te mire.

 

Puede incluso ser perfecta,

podría estar durmiendo con ella

y aun así

seguiría soñando

con quien

no

puede

ser.

Un comentario en “podría llamarla por su nombre -2013- (Circo de quimeras, 2015)

  1. No hay nada como llegar al final de tus poemas.

Deja un comentario