Publicado el

la cuesta de enero -2014- (Circo de quimeras, 2015)

Superar la cuesta de enero no suena tan mal

si hablamos de una escalera de vértebras dispuestas.

Quiero quedarme con un solo momento del pasado año,

y me quedo con lo guapa que estabas la única noche

en la que no podía tocarte.

 

Mira, mejor

ven con tu vestido de tormenta,

esa espina dorsal de dinosaurio,

tu lengua de gata callejera con sabor a whisky barato,

susurrando al oído de cualquier extraño

por un poco de atención.

Suplicando que te domestiquen.

Qué mal te han sentado siempre los grilletes, te digo.

me sigues preguntando qué coño quiero…

Pues el tuyo,

pensaba que ya lo sabías.