La soledad

 

“Con todo perdido…
Si ya es estaba todo perdido:
por qué decidió hacerse suicida
y no kamikaze.”
ALBERTO CLAVER

 

Un habitante de la ciudad de Madrid
en una ocasión, me contó
-no sólo a mí, más bien a toda la plaza
a gritos-
que, todos los días
desde que fue expulsado de la pequeña comuna
que suponen una hilera de bolsas de ropa
rodeando uno de los árboles
de la plaza de Jacinto Benavente
todos los días, desde entonces
entra en los comercios cercanos
y roba comida
para él
y para la comuna de la que lo expulsaron
por pelearse borracho y atraer a la policía
un día tonto cualquiera.
Les lleva comida suplicando que le dejen volver
o tentando a la suerte para que lo pillen
y lo metan en la cárcel.

No hay nada
que nuestra triste especie no esté dispuesta a hacer
en su particular carrera por no estar solos.

Anuncios