parís-austerlitz sólo es una parada más -2017-

Poco queda ya de la París de los cuentos

 

Sólo unos cuantos transeúntes decorando los graffitis de la A15,

paradas de metro malgastando la luz que les falta

y la sombra de un titán de hierro que

como un recuerdo o una cicatriz,

se vislumbra desde cualquier punto de La Ciudad de la Luz.

 

Sólo Cezanne, sólo Monet

haciendo arte de tus pupilas ilusionadas de niña pequeña,

el Sena, amante tímida ronroneando

a las parejas

los secretos que guardan sus llaves,

y el fantasma de los artistas caídos

llorando sobre los paraguas y las gorras “I love París”

que compraron en lugar de sus obras.

 

Tal vez unos niños

jugando en un carrusel por Montmartre

mientras aprenden, de las paredes

a decir je t’aime en idiomas que puede que nunca entiendan

y policías, asustados asustando

con el mismo arma de la que juran la defensa:

el miedo.

 

Poco queda ya de la París de los cuentos

 

Quizá sólo las ganas de quedarme

o irme para plantearme el lujo de volver.